martes, agosto 22, 2006

En el Silencio de la Noche

Cada instante que pasa, cada segundo que se pierde, te necesito más y más, cada momento en la soledad y en el silencio de la noche es cuando más te recuerdo, es cuando más me haces falta, vida mía.

Un instante una ilusión, es un sueño nada más, tu presencia me hace falta, no hay momento que no te llame y mis gritos se apagan en el silencio de la noche, y te busco como loca pero no te encuentro, no te encuentro

La distancia amiga y aliada del olvido, nos separa y me causa este dolor, cuanta falta me haces amor mío.

Sé que no leerás esto pero aun así te escribo. Como bien sabes siempre te he amado y jamás te he dejado de amar. Por mas que busco, no encuentro la razón de porque esto es un amor imposible. Es muy doloroso y amargo para mí, pero es la realidad. Para mi lo eres todo, eres mi sol, mi luna, mi cielo y mis estrellas, y a ellas todas las noches de mi vida le hago la misma pregunta ¿cuántos días, meses y años mas tendrán que pasar para que algún día me ames?

No se, me encuentro tan miserable y sola, que algunas veces pienso en marcharme lejos de ti, pero por otro lado pienso ¿y donde voy a ir, si de todos modos el recuerdo de sus besos, de sus caricias y de sus palabras viven dentro de mi corazón? así que es una tontería el marcharme. Pero solo te diré que algún triste y lejano día me iré de tu vida para siempre, aunque a nadie ame como a ti. Pero me iré y cuando mires hacía atrás no me verás, ya no verás a esa mujer que tanto y durante tanto tiempo te ha amado, y eso sí que será triste.

Ya que no te das cuenta ahora, espero que cuando me vaya alejando de ti poco a poco, seques con tu mirada cada una de las lágrimas que derramare por ti.

Dime como puedo olvidarte... Ocupaste un día mi corazón completo... Y ahora me dejas, me abandonas y yo nunca he logrado olvidarte. Sé que te quiero, lo siento muy dentro de mí. Cada vez que te veo algo en mi interior me dice que grite, que diga te quiero en voz alta y salte de la emoción. Es muy difícil engañarse, lo sé por experiencia. Todas las personas con las que he estado, todos los besos que he regalado no se comparan con el deseo de tenerte cerca de mí, de probar esos labios que para mí son un misterio, de acariciar tu cuerpo cuando estés cerca de mí... Pero solo existe ese momento en mi imaginación.

Me pediste perdón tantas veces... Por un error grave que yo misma cometí... Me deje enamorar por alguien como tu. Te perdoné sin dudarlo y cuando me diste aquel abrazo y esos dos besos, sentí que un vacío tremendo se apoderaba de todo mi ser, me inundaba y rebosaba aquel gran vaso repleto de sentimiento que creaste al lanzarme tu primera mirada...

Tantas esperanzas echadas a la borda, tanto sentimiento intentando ocultar y solo con tu amistad soy capaz de revivir tu recuerdo.Porque es tan injusta esta vida... Porque nunca me supiste querer, cual fue el pecado que hizo que cayera sobre mí tal castigo... Aún no lo sé. Yo te quise y lo sabias. Aún te sigo recordando y sé que nunca te olvidaré. Marcaste un antes y un después en mi vida. No sé si algún día leerás mi carta... Tampoco sé si algún día me quisiste de verdad pero de lo único de lo que estoy segura es que lo daría todo por poderte besar...