viernes, agosto 04, 2006

Mi última reflexión

He amado mucho y apasionadamente, he salido herida más eso me demuestra que estoy viviendo completamente. No quiero olvidar mis recuerdos, aunque eso me traiga al presente tragos de cáliz ya bebidos, lágrimas ya vertidas por penas ya pasadas. ¿Pasadas, arrojadas ya al olvido? ¿Realmente seré tan estúpida de caer en esta vulgar falacia? Me pregunto para yo misma tener el arrogante intento de sabiamente responderme. No, el pasado ni ha muerto ni es pretérito. Nosotros mismos en el aquí, estamos dando fe de que somos fruto de un vivo y constante ahora. Las coordenadas tiempo y espacio, se reducen sólo a una: espacio. La tríada del tiempo formada por pasado, presente y futuro no existe, a no ser en el engañoso calendario y en la intemporal conjugación verbal.

Me niego a olvidar mis recuerdos de un inexistente "antes". Ese "antes", que continúa estando aquí, estuvo lleno de seres queridos. Muchos me continúan queriendo aunque estén ya muertos, algunos otros se han olvidado de seguir queriéndome a pesar de continuar vivos. No quiero negarme a mis recuerdos. "Un hombre sin recuerdos es un hombre sin pasado". Dime, en el no cambiante ahora, Hay quizá tristeza mayor que preguntarse, o saber que alguien se pregunta con infinita angustia y sin hallar más respuesta que un silencioso vacío: "¿Quién soy yo, por qué no puedo recordar nada de mí?".

Mi carta no es fruto del desánimo, no, sino de algo ya comprobado desde hace tiempo de una manera empírica. Quizá deba explicarme con más claridad. Los acontecimientos "pasados" podrán no estar en nuestro consciente pero sí lo están y de una manera permanente, en nuestro inconsciente. Desde allí, de una forma subliminal o no, nos bombardean sin cesar condicionando nuestra conducta actual. Es muy cierto que ejerciendo nuestra fuerza de voluntad, podemos intentar dominarlos y vencerlos en el "aquí", pero lamentablemente continuarán estando "allí" y de una forma nada pacífica sino a menudo dramáticamente. Como ejemplo, pongo el sentimiento de culpa que con frecuencia se padece por algún error ¿pasado? Pasado no, de lo contrario no nos causaría dolor. Se puede, y debe, combatir este sentimiento que aparece en el "aquí", sin embargo siempre tendrá sus profundas raíces en el "allí". Platón dice "El tiempo es una imagen móvil de la eternidad". Efectivamente, todo es eterno. También han dicho refiriéndose al dolor que el sufrimiento acompaña al ser humano desde la cuna de nacimiento hasta su lecho de muerte. Podrá alegarse que la muerte viene a demostrar que todo pasa y se destruye. Error, una ley de la física afirma que "la materia no se destruye sino que se transforma". Por un motivo o por otro, el hombre, llamado equivocadamente "humano" sufre, y al no darse cuenta que este sufrimiento le procede de su interior, al ignorar que su único y gran enemigo es él mismo, es que se crea enemigos externos a él a los cuales le declara una guerra sin cuartel y sin piedad. El hombre no se conoce a sí mismo, tiene la impresión de haber perdido el rumbo, y dentro de su paranoia se crea gigantes donde sólo hay molinos de viento. "Con la ignorancia hemos topado, amigo Sancho", es seguro que diría don Quijote. En esta locura colectiva, es en la que nos creamos ficticios enemigos. Con frecuencia estos enemigos son reales. Más sucede que al estar poseídos por esta paranoia, dramatizamos, y armados de lanza, escudo y armadura nos lanzamos a todo galope a aniquilar a nuestro "mortal enemigo".

Un día nada, al otro algo, al siguiente mucho. Así se llega la vida. A veces leemos, a veces escribimos, a veces pensamos. Tan callando. Callando queremos, callando amamos, y, ¿callando herimos? Pasan los días, pasan las noches, pasa el tiempo. Así perdemos amigos y junto a ellos se nos va la vida. Y como siempre todo tan callando, un día mucho, al otro algo, al siguiente nada.

2 Comments:

At 7:05 a. m., Anonymous Anónimo said...

NECESITO (ES UNA NECESIDAD) SABER QUIEN ESCRIBE ESTE DOCUMENTO... GRACIAS

 
At 9:00 p. m., Anonymous Anónimo said...

Perfect..

 

Publicar un comentario

<< Home